martes, junio 22, 2004

el hombre mediocre tiende a engañarse mucho, hace poco leí en un libro sobre el cerebro que somos capaces de creernos nuestros propios recuerdos falsos. así que los recuerdos se construyen, se afianzan y al final prevalecen los que nosotros queremos, pero ahí está la gracia que aún sabiendo que son recuerdos fabricados falsos, nos los creemos.
(lo que ya he encontrado el colmo, sí ya sé que a estas alturas de la vida bien podría llamarme cándida de segundo)

algo que me intriga es como se puede dar el hecho de ser a la vez inteligente y absolutamente cretino. cretino en el sentido de estupidez absoluta. podría ser debido a cierta pereza espiritual que idiotiza mucho, o podría ser soberbia, es decir, aquello de que... los demás no pueden entender, tipo aznar.
pero sí, ese tipo existe.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home