jueves, octubre 28, 2004

¿Cuántas personas mueren anualmente por armas de fuego en diferentes países?
Alemania: 381
Francia: 255
Canadá: 165
Reino Unido: 68
Australia: 65
Japón: 39
Estados Unidos: 11.127

América, un lugar bastante temible.

[Michael Moore. Bowling for Columbine]

viernes, octubre 22, 2004


martes, octubre 19, 2004

Por otra parte, hay cinco casos en los que puede predecirse la victoria:
El que sabe cuando puede luchar y cuando no, saldrá victorioso.
El que comprende cómo luchar, de acuerdo con las fuerzas del adversario, saldrá victorioso.
Aquél cuyas filas estén unidas en un propósito, saldrá victorioso.
El que está bien preparado y descansa a la espera de un enemigo que no esté bien preparado, saldrá victorioso.
Aquel cuyos generales son capaces y no sufren interferencias por parte de su soberano, saldrá victorioso.
Es en estos cinco puntos en los que se conoce el camino a la victoria.

Por tanto os digo: Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo; en cien batallas, nunca saldrás derrotado. Si eres ignorante de tu enemigo pero te conoces a ti mismo, tus oportunidades de ganar o perder son las mismas. Si eres ignorante de tu enemigo y de ti mismo, puedes estar seguro de ser derrotado en cada batalla.
[Estrategia Ofensiva · Sun Tzu]

hoy un caballo me ha tirado al suelo :(

lunes, octubre 18, 2004

* Now talking in #agora
* Topic is 'Si te conoces a ti y a tu enemigo, saldrás victorioso de 100 batallas.
Si solo te conoces a ti, ganarás una y perderas otra.
Si no te conoces ni siquiera a tí, correrás peligro en cada batalla (Sun Tzu)'
* Set by CHaN on Mon Oct 18 16:27:34

martes, octubre 12, 2004


Nunca te enfades; no profieras amenaza alguna. Razona con la gente.

lunes, octubre 11, 2004


para quien la quiera
El principio de polaridad

«Todo es doble, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las paradojas pueden reconciliarse.» El Kybalion.

Este principio encierra la verdad de que todo es dual; todo tiene dos polos; todo su par de opuestos, afirmaciones que son de otros tantos axiomas herméticos. Explica y dilucida las antiguas paradojas que han dejado perplejos a tantísimos investigadores, y que literalmente decían: «La tesis y la antítesis son idénticas en naturaleza, difiriendo sólo en grado»; «los opuestos son idénticos en realidad, diferenciándose en su gradación»; «los pares de opuestos pueden conciliarse, los extremos se tocan»; «todo es y no es al mismo tiempo», «toda verdad no es sino media verdad»; «toda verdad es medio falsa», etc. Este principio explica que en cada cosa hay dos polos, dos aspectos, y que los «opuestos» no son, en realidad, sino los dos extremos de la misma cosa, consistiendo la diferencia, simplemente, en diversos grados entre ambos.

viernes, octubre 08, 2004


OH-OH

jueves, octubre 07, 2004

Las existencias sucesivas de una serie de renacimientos no son como las perlas de un collar, que se mantienen unidas gracias a un cordón, el ‘alma’, que pasa a través de todas ellas; más bien son como dados puestos el uno encima del otro formando una pila. Cada uno de los dados está separado, pero sostiene al de arriba, con el que está conectado funcionalmente. Entre los dados no hay identidad, sino condicionalidad.

La base sobre la que los budistas aceptan el concepto de renacimiento es principalmente la continuidad de la conciencia. Tomemos, por ejemplo, el mundo material: a todos los elementos de nuestro universo presente, hasta los más minúsculos, se les puede seguir la pista, según creemos, hasta un origen, un punto inicial en el que todos los elementos del mundo material están condensados en lo que técnicamente se conoce como ‘partículas elementales’. Estas partículas, a su vez, son el estado resultante de la desintegración de un universo anterior. Así pues, existe un ciclo constante en el que el universo evoluciona y se desintegra, y luego vuelve de nuevo a existir.
La mente es muy similar. El hecho de que poseemos algo llamado ‘mente’ o ‘conciencia’ es de todo punto evidente, puesto que nuestra experiencia testifica su presencia. Igualmente evidente es, y también por experiencia propia, que lo que llamamos ‘mente o ‘conciencia’ es algo que está sujeto a cambio cuando se expone a diversas condiciones y circunstancias. Esto nos muestra su naturaleza momento a momento, su susceptibilidad al cambio.
Otro hecho evidente es que los planos más manifiestos de la ‘mente’ o ‘conciencia’ están íntimamente relacionados con los estados fisiológicos del cuerpo y, en realidad, dependen de ellos. Pero tiene que haber alguna base, energía o fuente que confiere a la mente, cuando interacciona con las partículas materiales, la capacidad de producir seres vivos conscientes.
Igual como sucede en el plano material, también la conciencia tiene que tener su continuo en el pasado. Así, si seguimos la pista hacia atrás a nuestra mente o conciencia presente, comprobaremos que estamos buscando el origen de la continuidad de la mente, la cual, de modo similar al origen del universo material, tiene una dimensión infinita; carece de principio, como veremos.
Por consiguiente, tiene que haber renacimientos sucesivos que permitan la existencia de ese continuo de la mente.
El budismo cree en la causalidad universal, en que todo está sujeto a cambio, a causas y condiciones. Así pues, no hay lugar para un creador divino ni para seres creados por sí mismos; antes bien, todo surge a consecuencia de causas y condiciones. Por lo tanto, también la mente, o la conciencia, llega a existir a consecuencia de sus instantes anteriores.
Al hablar de causas y condiciones, hay dos categorías principales: causas substanciales, es decir aquello de lo cual se produce algo, y factores cooperativos, que contribuyen a esa causalidad. En el caso de la mente y el cuerpo, si bien se influyen mutuamente, ninguno de los dos puede convertirse en substancia del otro. Ni la mente ni la materia, aunque mutuamente dependientes, pueden servir de causa sustancial la una de la otra.
Esta es la base sobre la cual el budismo acepta en renacimiento.

[Dalai Lama]

martes, octubre 05, 2004


hum... dónde estará mi grito?

lunes, octubre 04, 2004

entré en la habitación de david y me sorprendió el cambio de color, ahora es de un verde alegre, vivo, me gustó. y así se lo dije.
¿quieres beber algo?
¿qué bebes tú?
whisky
vale
david fue a buscar la bebida, cuando volvió traía una botella y dos vasos. pero no era whisky, era ron. bebimos. también hicimos otras cosas pero no voy a contartelo. y le hablé de lo duro de los tiempos actuales cuando hay politicos que se ríen de zapatero por hablar de paz y conciliación en su discurso de las naciones unidas, también le expliqué mi temor a que gane bush estas próximas elecciones, de la impotencia que siento al ver a un pueblo que no reacciona y que no castiga cuando menos no dejando de nuevo en el poder a ese gobierno criminal, de que democracia no significa nada. de reclamar una humanidad digna y libre, de buscar una playa en el caribe. de luchar. de aprender.
después le conté lo mucho que quiero a esa persona y lo mal que lo tengo, pues es tan extraño...
él cree que es poco para mí, de hecho eso piensan muchos de mis amigos; pero ya se sabe: el amor se siente o no se siente.