miércoles, julio 07, 2004



tengo ganas de respirar un desierto...
me da igual cual.
una vez viajando hacia madrid en el talgo me senté al lado de un viejecito muy agradable. era de madrid, me explicó que venía de barcelona de ver a un especialista, su salud no era muy buena.
hablando de lo que nos llenaba llegamos a los viajes y yo le comenté que jamás había estado en un desierto. el sonrió y me dijo: en el desierto te encontrarás. después de un largo silencio nada incomodo dijo: ghardaia, es un bonito oasis, ve.
al llegar a madrid me despedí dándole dos besos, se puso tan contento que volví a darle un par de ellos, le gustó tanto!
bien, desde este episodio han pasado unos cuantos años ya.
quiero ir a ghandaia, tener tiempo, un jeep, bajarme al moro e ir hasta argelia.
este viaje me gustaría hacerlo con j.

Etiquetas: , ,

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home