miércoles, julio 11, 2007

zinedina: vosotros pensais que echar de menos es algo bello?
os gustaría que os echasen de menos? imaginad.
Mr_G: Si, a mi me gustaria saber que se siente que alguien te echa de menos o te ama de forma definitiva.
Mr_G: No termino de imaginarme como es. Aunque supongo que al poco tiempo se te debe subir un poco a la cabeza.
zinedina: je
Mr_G: Es lo que le suele pasar a la gente que lo vive.
Mr_G: Vamos, digo yo.
zinedina: supongo que si eso ocurre, es que no se entiende bien, es decir, que algo falla.
* imperativo has joined #poesia_salvaje

1 Comments:

Anonymous Pipo said...

La perspectiva que nos ofrece la vida de la naturaleza humana ofrece aspectos incomprensibles e inexplicables aun para las mentes mas sanas y concretas. Es muy difícil conocer a una persona con vida normal dentro de la frustrante sociedad, almas que sobre llevan su existencia sobre la espalda en pequeños pero dolorosos sacrificios; platicar y conocer su vida cotidiana es en apariencia tratar con gente como cualquiera... pero en sus movimientos y en el siniestro o triste brillo de sus ojos te das cuentas que no es así, y reflexionas que ocultan el alto costo que resulta vivir como los demás; son engranes de la monotonía social... y si algún día fallan, se vuelven viejos, se descomponen o se retiran... solo se busca un engrane mas que los sustituyan y la sociedad sigue igual, nada cambia... así es vivir en este mundo, en esta época y nada mas.

Una moneda lanzada al aire, ante la mirada burlona de la gente y los fantasmas husmeantes y perdidos limita su existencia... y al caer... una de sus caras declara “Locura y nada mas...”

Su vida es ese dulce licor largamente añejado por el tiempo que se pierde y que se derrama con ansias en las bocas feroces de los grandes bebedores... licor que se desliza con prisa y gran gozo por las ardientes gargantas hasta llegar al estomago en busca de la calida morada... de la bella y silenciosa tumba con una complaciente sonrisa... preferible ser así... que vivir en las húmedas, oscuras y frías bodegas. Tratar de encasillar sus historias resulta imposible y cansado, su vida es una pelea cuerpo a cuerpo... sangre por sangre contra la maldita realidad... ya sea mágica o verdadera... pero su realidad... así como la perciben. Se diría pues con ternura y lo digo con un sentimiento de vergüenza pero sin lamentarme que estos hombres no son presencias en la vida... son los huecos difíciles de llenar.

Yo vi a aquel hombre... que temblaba, sudaba, se agitaba en espasmos como de orgasmo y actuaba en su mundo... aun hoy para mi un mundo desconocido, misterioso... pero verdadero y único; posaba sus ojos en un infinito sobre las cosas sin verlas, su mirada parecía atravesar todo cuanto fuera sólido... giraba y veía todo su entorno y de repente se detenía en un punto habitado por la nada, palpitando en un sueño que no podía expresar; aun ahora me pregunto... ¿Qué veía? ¿Cuál era la mentira por la vida creada? Caminó durante largo tiempo, hasta chocar con la pared... aun así siguió en su andar... levantaba sus manos, las metía a los bolsillos, murmuraba palabras a la nada, oía cosas que Yo no podía percibir y se perdía en el momento de su locura... de la realidad; construía con sus ademanes y movimientos majestosos muros de defensas tapizados en el aire, su conciencia tenia sus propias convicciones; era una piadosa escena llena de soledad montada sobre un espacio de distancia y tiempo en el paisaje pintado sobre la gente mecánica que iba y venia de una forma monótona, aburrida, incoherente... como todos los días.

Y en una silla, construida en unos tribunales de juicio severo y categórico, dentro de una habitación ante la mirada de almas ajenas de ayer, hoy y mañana, el mundo; fue sometido aquel hombre e interrogado en las salas de persecuciones que hoy otorga la vida, ¡Qué tristes y lamentables fueron las preguntas y respuestas! resulta melancólico saber que la vida es una cruel e inmensa prisión para esta clase de hombres; sus vidas son deambular en pasos lentos como de sufrimiento en las Tinieblas; un esfuerzo perpetuo y agotador los llenan de profundas heridas para levantarse después de cada caída, no saber si es de día o de noche... y si es hoy o es ayer, si están aquí o muy lejos, vivir de forma difusa... apenas recordada; son siluetas de una simple alucinación de lo imaginado; sus momentos son de angustia y escape, y cuando pierden la mirada en los horizontes oscuros y desnudos descubren el Paraíso... el Infierno.

El mundo ofrece a estas almas errantes de épocas equivocadas los deprimentes placeres que ofrece la carne, el pecado de vergüenza y bajeza, el juicio de cuidar que no motiven al cambio de ideas; sus enfermedades son títulos otorgados por otros... que con el paso del tiempo dejan devastadoras huellas como cicatrices eternas; sus únicas salidas... vagar eternamente en un mundo superficial o decaer en sus intentos... suicidarse.

Al tratar de esculpir sus talentos a los valores sociales se descubrió la creación de grandes genios, lideres, creadores... destructores; su final más estable y correcto para no provocar desenlaces que dañen la moral, para no cambiar las reglas establecidas sin sentido y sin razón seria su desaparición, su inexistencia... su muerte; su corazón sería comido por los espíritus infrahumanos que despiertan con miradas lascivas, su sangre se depositaría en grandes copas y bebidas por jueces en una roja orgía, y su cadáver seria devorado por las mal olientes bocas de los buitres, su espíritu seria espíritu lanzado al valle de los muertos, ¡No muertos comunes... muertos verdaderos, únicos! ¡Leyendas prohibidas! ¡Locuras temidas! Así es la vida y nada mas...

agosto 12, 2007 3:06 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home