miércoles, diciembre 13, 2006


(...)
Tengo la boca llena de ti, de tu boca. Tus labios apretados, duros como si mordieran oprimidos mis labios... Trago saliva espumosa; mastico terrones plagados de gusanos que se me anudan en la garganta y raspan la pared del paladar... Mi boca se hunde, retorciéndose en muecas, perforada por los dientes que la taladran y devoran. La nariz se reblandece. La gelatina de los ojos se derrite. Los cabellos arden en una sola llamarada. "
[Pedro Páramo · Juan Rulfo]

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Nuestro mejor narrador es nuestro mejor poeta.
(Digo "nuestro" para incluir a todos los territorios donde se habla este hermoso idioma nacido en Europa y crecido en América.)

diciembre 25, 2006 11:03 p. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home