jueves, agosto 02, 2007



[Una leyenda China sobre el origen de la seda cuenta como una muchacha, anhelando la vuelta de su padre que había salido a la guerra, prometió en voz alta que se casaría con quien le trajera de vuelta a su padre. Oído esto por el caballo de la familia, éste salió en busca del padre. Cuando le encontró le hizo volver a casa. A partir de entonces el caballo miraba a la chica con aire lastimero. Cuando el padre preguntó la causa, pensaron que sólo podía ser debido a que, habiendo escuchado el juramento, esperaba desposarse con su hija. Lógicamente tacharon sus pretensiones de absurdas, e incluso dieron muerte al caballo, despellejándole. Un día, la muchacha, al ver la piel del caballo puesta al sol, empezó a pisotearla diciendo: "y aún querías casarte conmigo". Entonces de repente la piel envolvió la chica y desaparecieron juntos. Tiempo después aparecieron sobre un árbol, donde formaban una pareja de gusanos de seda.]

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger el paseante said...

Es un cuento chino, pero bonito, muy bonito.

agosto 03, 2007 1:41 a. m.  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home